miércoles, 13 de mayo de 2009

Comentarios a las propuestas de Zapatero en el Debate

Se ha anunciado el nuevo paquete de medidas del Gobierno para atajar la crisis y me gustaría hacer unos breves comentarios personales sobre alguna de estas medidas.

  • Supresión de la deducción por vivienda para rentas superiores a 24.000 euros: tal vez la medida estrella, no por lo importante que pueda ser para la economía sino por su repercusión mediática. Esta supresión se lleva barajando desde la modificación del impuesto en el año 1998. Los argumentos en su momento para suprimir la deducción es que en un momento donde el precio de la vivienda crecía rápidamente esta deducción únicamente ayudaba a subir el precio y que, por tanto, el resultado final es que se obstaculizaba al ciudadano el acceso a la vivienda. Se afirmaba que el que disfrutaba de la deducción era el constructor ya que subía el precio beneficiándose de la medida. Podría pensarse que, por ese mismo motivo, suprimir la deducción en un momento como el actual donde una caída de precios elevada podría ser muy grave para la economía puede ser contraproducente.

    El Gobierno plantea que esta medida va a tener un efecto anuncio muy importante, ya que, al suprimir la deducción en dos años se está incentivando que la gente compre antes de dichos dos años, que es precisamente lo que necesita la economía: eliminar el stock de viviendas tan grande que existe en estos momentos. Se está incentivando que todas aquellas personas que quieren comprar casa pero están esperando que baje todavía más el precio para realizar la compra tengan una razón de peso para adelantar la adquisición. Sin embargo, esta visión no se ajusta a la realidad. La gente no compra gracias a la ayuda (que es de un máximo aproximado de 1.300 euros anuales) sino que la gente no compra porque, o bien no tiene un trabajo estable que le permita meterse en una inversión a tan largo plazo, o bien las entidades financieras no le dan crédito con su trabajo actual.

    En estas circunstancias, la amenaza de suprimir la deducción incentiva bien poco por dos razones: porque el que no puede comprar por los motivos expuestos va a seguir sin poder comprar, con o sin deducción, y porque, ante la expectativa de bajadas de precios la gente puede preferir esperar incluso perdiendo la deducción (que son 1.300 euros si esperas que bajen los pisos 20.000 euros).

    En resumen, la medida es fruto de una gran improvisación y, si bien, hubiera sido una buena medida hace unos años en pleno periodo especulador, ya que, hubiera podido frenar levemente la escalada de precios, hoy en día, no tendrá ningún efecto real en la economía distinto del aumento de recaudación.

  • Rebaja de 5 puntos en el Impuesto sobre Sociedades para las PYMES: esta medida complica enormemente la situación. Recordemos que el concepto de PYME no se recoge en el Impuesto sobre Sociedades que habla de Empresas de Reducida Dimensión (ERD), concepto que no tiene nada que ver con el contenido en este propuesta, por lo que se crea una especie de régimen especial nuevo. Es decir, es una medida que añade complejidad y que puede llegar a ser muy difícil de comprobar, incentivando conductas fraudulentas. Considero que si lo que se quiere es bonificar el empleo, lo mismo se podría conseguir reduciendo las cargas sociales a cargo de la empresa, siendo el resultado el mismo y dificultando la realización de conductas defraudatorias.

  • 2000 euros para adquirir un coche: parece que se trata de ayudas directas y no un nuevo plan prever, es decir, que es como si fuera un descuento de 2.000 euros directamente para adquirir un coche. El principal problema es que condiciona la existencia de la ayuda a la colaboración de las Comunidades Autónomas y los Fabricantes. No sé hasta que punto estos últimos estarán dispuestos a hacer un descuento de 1.000 euros, así como así, por lo que esta medida puede quedar en un brindis al sol.

  • Un ordenador portátil para cada alumno de quinto de primaria: tal vez la medida más populista y con menor sentido económico. Una parte de la comunidad internauta ya está solicitando que, por lo menos, dichos ordenadores no lleven incorporado Windows sino que funcionen con Linux, ya que, no tiene mucho sentido que el Estado se gaste una millonada en licencias de una empresa privada americana, sobre todo, cuando debería ser su función promover el software libre. La implantación de linux en los portátiles estaría, además, más que justificada en Comunidades Autónomas que tienen sus propias distribuciones como Guadalinex en Extremadura o Lliurex en la Comunidad Valenciana.

  • Nuevo Fondo de Inversión Local dotado con 5.000 millones de euros para obras medioambientales, tecnológicas y sociales. Si en su momento ya critiqué el anterior fondo por su ineficacia, éste no presenta mejor pinta. Parece más racional que ese dinero se destine a una planificación detallada a nivel estatal y no improvisada. Es muy probable que vuelva a suponer gastar por gastar pero sin efectos apreciables.

  • Exención fiscal de la tributación del cheque-transporte: Por último, quería destacar esta medida en cuanto a que me parece un método bastante apropiado para incentivar el transporte público. El coste para el erario público es muy reducido y, en principio, puede tener efectos realmente eficaces.

2 comentarios:

  1. Hola,
    con respecto al tema de los portátiles, te invito a leer la carta de una niña de 11 años que ya tiene su portátil nuevo.

    http://www.terceraopinion.net/2009/05/17/portatil-zapatero/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Respecto a las ayudas al automovil, porque no subvencionar a los fabricantes de biciletas.

    http://rentabasica.blogspot.com/2009/06/la-industria-del-automovil-y-la-renta.html

    Un saludo

    Jose Miguel

    ResponderEliminar